fbpx

No seas víctima de falsa denuncia sexual

A finales del 2018, en Argentina, un joven decidió quitarse la vida tras ser acusado falsamente de violación, y pese a que la supuesta víctima reconoció se trataba de una ‘broma’ ya era demasiado tarde pues el chico había decido suicidarse.

Quizás en la mayoría de los casos, realmente la víctima fue abusada, pero en otro importante porcentaje, las denuncias responden a falsas acusaciones y ante la carencia de herramientas, el acusado termina tras las rejas, pero peor aún, revictimizado por el peso social que supone un caso por violencia sexual.

En algunos casos, el abogado defensor solo cuenta con dos testimonios, quien acusa y quien es acusado, pero no aborda los hechos desde su óptica forense para sopesar los hechos con un estudio científico y valedero ante la justicia.

El equipo de defensa ideal

De hecho, un buen equipo de defensa debe contar con un buen abogado, un psicólogo forense y un médico forense para armar todas las pruebas y recrear los hechos en función de los que arroja un estudio objetivo.

En otras ocasiones, el acusado termina sucumbiendo ante la presión social como consecuencia de buscar culpables de un posible hecho.

Hay otra tercera vertiente, y es que realmente, la presunta víctima fue violada, pero no reconoce al agresor. Entonces es posible que la persona inocente vaya a la cárcel y el culpable siga libre.

Son muchas las variantes es por ello, que un buen abogado debe contar con un equipo idóneo para enfrentar el hecho pues se trata de hechos que terminan siendo ventilados y el sistema judicial, en momentos, sucumbe ante la presión social.

Y sólo un buen médico forense podrá determinar que tu testimonio está respaldado por pruebas que dicen que, en efecto, eres inocente.

El tercer elemento

Hay un tercer elemento, y es lo mental, algunas víctimas de agresión sexual, en la búsqueda de respuestas ante el trauma al cual fue expuesto termina culpando a quien así lo crea, pero en otros casos, a la luz de la psicología, hay sujetos que “imaginariamente” forman un hecho bajo la conveniencia o la necesidad de ser escuchados.

Las falsas acusaciones, en muchos casos, se derivan de un deseo de buscar la venganza contra el acusado o del deseo de la presunta víctima para encubrir su propia actividad sexual. 

Hay penas en vigor de acuerdo con las leyes por diversos informes falsos acerca de que una violación se produjo. Sin embargo, dado que una condena por violación en una cita puede resultar en sanciones graves, es muy importante consultar a un abogado calificado si ha sido falsamente acusado. 

Un equipo que le defienda (abogado, psicólogo y médico forense) no sólo puede ayudar a proteger sus derechos legales, sino también puede ayudar a manejar el daño a su reputación, la cual está involucrada en estos casos.

Cerrar menú